.
.

POBLADO DE LA MOLA (AGRES)

Ir a mapa de yacimientos

Muralla del poblado


Mapa poblado prehistórico de La Mola 


Ver POBLADO DE LA MOLA (Agres) en un mapa más grande


- Poblado
- Edad del Bronce
- 1.800 – 700 a. C.
- Mapa 821 (1-2) Agres
- Acceso: fácil

El poblado de la Edad del Bronce de La Mola está situado en lo alto de un espolón que se descuelga desde la sierra de Mariola hacia el Norte y que se levanta a sesenta metros de altura sobre la Hoya de Agres.
En la plaza de la iglesia hay un cartel indicador que nos dirige hacia el yacimiento. Llegamos en seguida a la Font de l´Assut, muy conocida por los paisanos. Seguimos por la pista asfaltada que desde la fuente se dirige hacia el Este. Al cabo de algo mas de kilómetro y medio, antes de que la pista asfaltada empiece la bajada hacia el valle, hay que desviarse a la derecha por una pista de tierra que en pocos metros nos lleva al espolón donde está el poblado. Ya a pie, siguiendo un camino que pasa junto a un cartel que nos indica que hemos llegado al yacimiento llegamos a la parte alta donde se encuentran los restos conservados.

Indicador hacia el yacimiento Font del Assut
Espolón donde está situado el poblado prehistórico


La comunidad que vivió en estas tierras aprovechó la pequeña meseta que se forma en lo más alto del mismo para asentar sus viviendas y fortificaciones.

Casas del poblado
No cabe duda que el entorno donde se encuentra La Mola favoreció la existencia de un asentamiento humano estable, dada la abundancia de recursos naturales, así como la situación en un corredor de gran importancia en el trasiego de influencias culturales a lo largo de la Historia comunicando dos ríos de gran importancia en la prehistoria, el Serpis y el Vinalopó. La búsqueda de dominio visual, habitual en la Edad del Bronce, nos permite disfrutar de unas inmejorables vistas de la Hoya de Agres.

Vistas de la hoya de Agres
La potente estratigrafía del yacimiento indica un asentamiento continuado durante muchos siglos lo que hace a este yacimiento uno de los de más larga ocupación de toda la Comunidad Valenciana. Se pueden diferenciar tres niveles claros de habitación y posiblemente exista otro fundacional que se extienden desde el Bronce Antiguo hasta el principio de la Edad de Hierro. Parece que los primeros pobladores eran un grupo reducido que posteriormente creció en número e importancia, construyendo entonces el gran muro que recorre de Este a Oeste el poblado con una anchura de entre 1,5 y 3 metros y que es la estructura más importante del poblado debido a su antigüedad y robustez.

Muralla

Esta fuerte muralla debió tener una finalidad defensiva y también de prestigio, siendo muestra de una sociedad jerarquizada que podía afrontar este tipo de obras. Posteriormente esta estructura perdió su función de defensa original con el crecimiento que se dio en la siguiente fase de ocupación, convirtiéndose en un muro de contención al que se adosan otras estructuras defensivas y de hábitat. De este periodo se conservan varias habitaciones o suelos de cabañas de tendencia cuadrada pero con los ángulos redondeados, alguna de ellas con restos de hogares y hoyos donde se alojaban los postes que sujetaban las techumbres, siendo este lugar uno de los pocos donde se conservan restos tan completos de habitáculos de este periodo.

Hogar prehistórico Hoyo de poste

La última fase de habitación corresponde al Bronce Final – Hierro Antiguo, entre los siglos IX y principios del VII a. C. Destaca la variedad de materiales que ponen en contacto a este poblado con variadas influencias culturales de la época. Por una parte han aparecido materiales asimilables a la Cultura de los Campos de Urnas del NE de la Península Ibérica, siendo la Mola hasta el presente el yacimiento más rico y representativo de esta cultura en la provincia. También han aparecido formas y decoraciones de momentos finales de la Cultura de Cogotas lo que relaciona el yacimiento con los pueblos de la meseta. Y para más complejidad hay otros elementos que lo relacionan con el mundo atlántico como un módelo típico de fíbula y el molde de fundición de hacha de talón de anilla. El importante lote de marfiles de colmillo de elefante recuperado en la Mola constituye una elocuente evidencia de que las comarcas interiores de la provincia de Alicante mantuvieron relaciones comerciales con las culturas mediterráneas. Los objetos de marfil documentados en los niveles del Bronce Final de la Mola nos muestran las primeras evidencias del comercio fenicio llegado a las costas alicantinas. Su llegada a estas latitudes ilustra las importantes relaciones costa-interior a través del importante corredor del Vinalopó. A través de intercambios comerciales con otros poblados del bronce de esta zona llegarían hasta aquí estos productos exóticos.
Otra prueba de los contactos con otras zonas es la aparición en el yacimiento de moldes de fundición y objetos de bronce cuando lo que no hay en esta zona son recursos metalúrgicos, lo que necesariamente hace pensar en el comercio como fuente de esta materia prima.
Este importante y bien conservado poblado prehistórico, muestra la importancia de los intercambios comerciales ya en esta remota época como complemento a una economía basada en la agricultura y la ganadería. Comercio que sirvió para consolidar unas jerarquías en los comienzos de una estructuración social nueva.

José María Salcedo a tenido el detalle de enviarme los tracks para gps y una ruta en wikiloc que incluye la visita al yacimiento arqueológico. Un saludo y mis agradecimientos desde aquí.
Ruta en wikiloc
Tracks para gps

Si has visitado esta página es que te gusta la arqueología. Prueba a visitar mi blog de rutas arqueológicas por Navarra:
http://arqueologianavarra.blogspot.com

IR A MAPA DE YACIMIENTOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario