.
.

LA CENTENERA 2/3 Grabados rupestres - Simbolismo

Los grabados rupestres de La Centenera son una de las muestras de arte prehistórico más sugerentes y originales de Alicante. El esquematismo de las cazoletas y canalillos grabados en las tres rocas hace difícil su interpretación. Aun así, como este tipo de manifestaciones se dan en otros lugares de España, si se han aventurado algunas hipótesis sobre su significado y utilidad.
Es muy interesante el grabado de la roca 3. Semeja claramente una vulva, lo cual no parece una casualidad. Esto hace pensar en la posibilidad de que el lugar fuera un santuario dedicado a propiciar la fertilidad. La fertilidad, tanto de las personas como del ganado, eran cuestión de supervivencia en la Prehistoria, tal como ya hemos comentado en otros artículos de este blog donde hemos tratado de otros santuarios prehistóricos.
Grabado con forma de vulva de La Centenera
Fuente: Seva Román - Ver bibliografía
También hay autores que identifican las cazoletas como motivos solares. Tal como destaca Seva Román en su libro “Arqueología en Pinoso”, las cazoletas de mayor tamaño apuntan hacia el este. Además una de ellas se encuadra con la salida del sol el 21 de junio y otra coincide con el solsticio de invierno. Tampoco esto es casualidad. Y es que otra de las preocupaciones del hombre prehistórico eran los ciclos naturales que están regidos por los ciclos solares que marcan las estaciones.
Cazoletas y canalillos de la roca 1 de La Centenera. Fuente: Seva Román - Ver bibliografía


Otra de las posibilidades que se han sugerido es que cazoletas y canalillos fueran representaciones de constelaciones u otros objetos celestes.
También hay la posibilidad que en estos lugares se realizaran rituales donde se intentaba propiciar la lluvia con el vertido de agua u otros líquidos en las cazoletas y canalillos.
Una de las cazoletas de La Centenera
Lo que no cabe duda es que los petroglifos de La Centenera crean un lugar muy singular,  un espacio sagrado, de espiritualidad. Un lugar de rituales prehistóricos hoy olvidados de los que la piedra grabada sólo nos transmite apagados ecos.
Una de las dificultades para dar cronología a estos grabados es la falta de contexto arqueológico. Aquí no vivió nadie y no se han encontrado ni cerámicas ni otros restos que acrediten una cronología fiable. Los que crearon estas manifestaciones rupestres lo hicieron fuera de la población de donde procedían. Como hoy pasa con muchas ermitas y santuarios cristianos, también en La Centenera hay que desplazarse al lugar. Esto acentúa la acotación del espacio sagrado al que de alguna manera hay que ir en peregrinación, asumiendo la penitencia. Este esfuerzo es parte del tributo a los dioses para calmar su ira o para ganar sus favores.
Grabados de la roca 2 de La Centenera. Fuente: Seva Román. Ver bibliografía
Hace más de 3000 años La Centenera fue un lugar de comunicación con los dioses. Quizás en este paraje de Pinoso la “diosa Madre”, representada por la cazoleta con forma de vulva, se encontraba con el “dios Sol”, fuente de vida, representado en las cazoletas. De este fecundo encuentro, de la semilla del Sol en la Tierra, la comunidad que creo este santuario esperaba que su ganado se reprodujera en abundancia y que los hijos también fueran numerosos y vinieran sin problemas en los partos.
Quizás algunas noches del año, cuando la luna ilumina estas rocas gradabas dándoles un aspecto un tanto fantasmal y casi vivo, el cerro de La Centenera vuelve a ser ese templo prehistórico donde se agasajaba a la Madre Tierra. Pero ya no estarán los hombres o mujeres sabios del clan para realizar las ofrendas y rituales propiciatorios. ¿Cuántos enigmas guardará para siempre La Centenera?

Bibliografía;
Seva Román, Romualdo : "Arqueología en Pinoso". Instituto de Cultura "Juan Gil-Albert" de la Diputación de Alicante y Excmo. Ayuntamiento de Pinoso. 1991.
Pina Mira, Joaquín :“Una aproximación al Arte Rupestre en el medio Vinalopó (Alicante): los grabados de La Centenera (Pinoso, Alicante)” Actas del Congreso de Arte Rupestre en la España Mediterránea Alicante, 25-28 de octubre de 2004




No hay comentarios:

Publicar un comentario